miércoles, 10 de agosto de 2016

Opinion / Pereira retorna al civismo. Por Adriana Mercedes Marín P.

Pereira se encuentra celebrando sus fiestas aniversarias. Nuestra querendona, trasnochadora y morena cumple 153 años con una proyección de ser la “capital del eje cafetero” a pesar de haber tenido en algunas oportunidades unos pésimos gobernantes.

Por ejemplo, padeció de Alcaldes que sólo pensaron en enriquecer su patrimonio, en vez de enriquecer en lo económico, turístico, educativo y cultural, entre otros, a nuestra ciudad. Creo que perdió el norte en muchos aspectos como el espacio público, donde avanza como el cangrejo.

También se dejó atrás aquella fortaleza que caracterizaba al pereirano, su civismo. Fueron épocas que nos permitieron brillar con luz propia.

Hoy existe un pequeño reflejo de esperanza para despertar el amor hacia Pereira por parte de los mismos pereiranos. Y eso se ve reflejado en las últimas acciones del actual mandatario, Juan Pablo Gallo, con el diseño de las actividades programadas en torno a las fiestas. Por ejemplo crear una noche Safari en Ukumarí para que la gente vaya y conozca su parque.

Otro ejemplo es el concierto con Carlos Vives. Muchos critican el costo para la ciudad. Tal vez, en realidad, sea poco porque tengo entendido que tocaron muchas puertas de empresarios para que se vincularan con este show central.  Pero es bonito porque está generando la cultura del pago y el apoyo a programas como la Jornada Única. Las personas podrán obtener un pase si se encuentran al día con algunas de las facturas de servicios público o del impuesto predial y además donan un cuaderno y un lápiz. Esto es recuperar un poco nuestro civismo. A muchos nos produce una inmensa alegría en el corazón, porque retorna a Pereira por el camino del que hace muchos años se desvió.


Aplaudo las acciones del alcalde y que siga trabajando en proyectos de cultura ciudadana. Que volvamos a sentirnos muy orgullosos de vivir en Pereira.

Foto tomada de voceros del cafe, 2013. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada