domingo, 21 de agosto de 2016

Opinion / Mas de lo mismo. Por Carlos Victoria

Acabadas las fiestas de Pereira lo único para celebrar es que la cabalgata no fue. Gallo le puso fin a un espectáculo, si es que así se le puede llamar, con muertos y heridos, a lo largo de la historia. Empezando por los caballos. Y el mundo no se acabó. Ni tampoco hubo quienes salieran a reclamar la decisión gubernamental. Bien alcalde.

De resto lo mismo. Las tradiciones no se recrean se repiten. Comida y trago. Gente desplatada y con los bolsillos apretados. Representaciones cada vez más mediadas por el negocio y la usura. Una celebración que no convoca ni provoca. Nada que ver con feria de Cali y Manizales. Siempre se ha dicho.

De esta manera la ciudad ha perdido la oportunidad de colocarse a la altura de otras que hacen de estas ocasiones un escenario para generar identidad propia y promover los atributos de una tierra cada vez más descafeinada. Veo que en Medellín la cabalgata fue reemplazada por una multitudinario ciclo paseo. Copien lo bueno, al menos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada