martes, 23 de agosto de 2016

Opinion / Más cemento y menos naturaleza. Por: Alberto Antonio Verón Ospina

La idea de progreso, así como el esfuerzo por levantar construcciones de cemento sobre la tierra, es algo que parece arrobar la conciencia y los bolsillos de los dueños de nuestras ciudades. Pero quien paga los costos de esa idea de progreso, son esos otros compañeros nuestros en el planeta, aquellos que no hablan pero que sienten: la tierra misma el resto de los animales, los árboles, las corrientes subterráneas de agua. Todo ese micro- gran mundo se ve afectado. ¿Quién reclama por esas víctimas? Evoco la mirada de las ardillas, los ratones de monte, que se encontraron de súbito con hombres y máquinas que han invadido su universo.

Desde sus inicios la calle 14 fue pensada como una de las zonas con mayor potencial para el Progreso . Transitarla lleva a comprender el proceso de transformación histórica cuando se contemplan las últimas fachadas de bahareque sobre la carrera cuarta o quinta, como pequeñas huellas de la ciudad del bambuco y los paseos nocturnos; ese pedazo de cultura popular que sobrevive alrededor del Parque de la Libertad, con sus jubilados, desempleados, hombres y mujeres del rebusque de todo tipo.

Al pasar por el almacén Éxito, al cruzar el puente de la calle 14, es como si todo ese ahogo y ese atafago de la vieja Pereira que todavía sobrevive, empezara a cambiar, por una promesa de progreso que paradójicamente se posterga en los constantes embotellamientos que conducen hasta el barrio de Los álamos.

La Universidad Tecnológica de Pereira era en otros tiempos el fin de la ciudad. Allí ha crecido la comunidad académica de mayor desarrollo en la región. Pero los últimos 13 años han visto multiplicarse el número de estudiantes, de profesores de contrato, de contratistas, de nuevas actividades que florecen alrededor de la universidad, de cientos de automóviles y motocicletas que hacen fila para entrar a los parqueaderos. Ese crecimiento se ha pagado con el morder pedazos, nichos ecológicos de la hacienda La Julita. Tal vez la imagen más contundente de esa fiebre del progreso es la de una familia de zorros que, cruzan la calle, aterrados, desplazados por las máquinas que invadieron su espacio para urbanizar. ¿A quien les importan estos

seres? ¿A que bosque huyeron?.

Fotografia: Alejandro Alvarez Henao 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada