miércoles, 3 de agosto de 2016

Opinion / Hay que salvar al Megabús. Por: Adriana Mercedes Marín Pinilla


Los expertos coinciden en decir que el desarrollo de una ciudad se mide en gran medida por sus planes de movilidad, pero especialmente, por sus sistemas de transporte.

Tal vez a muchos de ustedes les ha pasado como a mi familia; cuando visitamos una de esas grandes urbes del “primer mundo” utilizamos sin complicaciones los diferentes sistemas de transporte público, gracias a que ofrecen diversas alternativas de movilidad.

Esa es la inmensa diferencia entre Pereira y las ciudades desarrolladas donde hay cubrimiento total de la zona urbana, que es justo lo que no estaba pasando con nuestro Sistema de Transporte Integrado. Desde su creación registró esta falla gigantesca porque sus rutas alimentadoras no cubrían áreas como la Universidad Tecnológica, donde la mayoría de sus estudiantes deben  tomar varias rutas de buses.

Por eso aplaudo, pero con letras en mayúsculas, los últimos convenios que Megabús suscribió con las empresas transportadoras para que los estudiantes de la UTP que se desplazan desde y hacia sectores como Cuba lo puedan hacer con un solo tiquete. Igual solución tienen hoy los habitantes de La Virginia.

Pueda ser que estas nuevas estrategias permitan generar condiciones para impulsar nuestro sistema de transporte. Es necesario adoptar medidas que no dejen sucumbir una empresa como Megabús, pese a que, tal vez por algunas malas decisiones del pasado, su sostenibilidad está en veremos. Pues de nada sirvió el pacto de compromisos y responsabilidades que en el anterior gobierno firmaron diferentes entidades, entre ellas del orden nacional.


Creo que la sostenibilidad de este Sistema depende de medidas como la ampliación de rutas, pero deben conjugarse con la generación de excelentes campañas para que se nos despierte el amor por el Megabús y la confianza para utilizarlo; de lo contrario, el Sistema Integral de Transporte Masivo seguirá en la cuerda floja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada