lunes, 1 de agosto de 2016

Editorial / SITM

Pocos en Pereira saben lo que significa la sigla que sirve de título a este editorial. Corresponde a la abreviatura de Sistema Integral de Transporte Masivo, que en nuestra ciudad es conocido como Megabús.

Funcional desde 2006, lo que marca una década en la cual los reparos, problemas económicos y falta de sintonía con la comunidad parecieran ser la nota destacada del sistema en el Área Metropolitana Centro Occidente. De hecho, apenas este año empezó una vinculación efectiva de La Virginia, el tercer municipio que integra el Área.
Y sobre eso trata este editorial: el importante avance que significa la integración al sistema de siete empresas de transporte público convencional, con el fin de cubrir los grupos poblacionales de La Virginia –ya mencionada– y la UTP, la universidad pública más importante de la región.

Uno de los mayores reclamos de los usuarios en el pasado era la desarticulación del sistema con varias de las zonas más populosas de la ciudad, sumando a ello el abandono en cobertura de La Virginia, convertido ya en municipio dormitorio de miles de personas que trabajan y estudian en Pereira.

Con el convenio suscrito con las empresas transportadoras se dará efectiva solución a buena parte del cuestionamiento. Aunque apenas esta semana se hace efectivo, desde ya existe amplia expectativa entre quienes se beneficiarán con estas indispensables rutas, para las cuales se destinaron en total 12 buses que esperamos den abasto a tan amplia demanda de transporte. Desde la cuenca Cuba los estudiantes se podrán transportar a la UTP usando estos vehículos adaptados al sistema, ahorrando el pago de doble pasaje a jóvenes que rasguñan la posibilidad de un mejor futuro mediante el estudio de una carrera profesional que les permita el necesario ascenso social.

Caso similar al de los pobladores de La Virginia, también urgidos de este servicio que, aunque se presta ya a través de una empresa convencional, se convertía en todo un martirio por la incomodidad de viajar en buses con sobrecupo que marchan a velocidades extraordinarias por las calles céntricas de la capital.


Acciones como las propuestas en este convenio hablan bien de este aporreado sistema; ojalá que tampoco sean las últimas, para beneficio de la ciudadanía y para trazar caminos que permitan la sostenibilidad de Megabús. Obras complementarias como los proyectados cables aéreos permitirían pronosticar un mejor futuro para un sistema que parecía herido de muerte. Solo resta confiar y vigilar que se tomen las mejores decisiones en beneficio de toda la ciudadanía y del sistema mismo.

Tomado Archivo diario El TIEMPO. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada