miércoles, 31 de agosto de 2016

Opinión / En busca de la “ciudad amable”. Por: Adriana Mercedes Marín Pinilla

Tanto las pequeñas como las grandes ciudades del mundo están trabajando alrededor de un nombre que se conoce como “ciudad amable” y que busca que las administraciones abran un nuevo camino en las políticas de intervención en el espacio público.

En Colombia, los municipios deben guiarse bajo los parámetros de un Plan de Ordenamiento Territorial, pero al diseñarlos se olvidan de cosas como generar nuevos puntos de encuentro ciudadano y de restarle espacio a los carros para otorgar mayor protagonismo al peatón.

Pereira, a diferencia de ciudades como Medellín o Bogotá, desde hace algunos años viene convirtiéndose en una ciudad fría, donde predomina mucho ladrillo y poco espacio público como grandes parques o zonas verdes seguras. Les confieso que cuando voy a Bogotá disfruto mucho porque tengo a pocas cuadras zonas dónde salir a trotar, sobre todo cuando estoy allí con mi peludo. En cambio, en la Capital del Eje, debo contentarme con salir a correr bajo el duro asfalto y, en aquellos lugares donde existen rutas ecológicas, estas son privadas y no dejan que ingresemos con nuestras mascotas.

Cada día perdemos espacios saludables, zonas que nos permitan disfrutar; y los pocos parques se convirtieron en áreas inseguras. Pereira no es la ciudad amable que muchos quisiéramos. Eso está demostrado en estudios como en “Pereira cómo vamos”, el cual señala que en el área urbana tenemos 22.868 árboles; eso equivale a un árbol por cada 18 habitantes. Lo ideal sería un árbol por cada 3 pobladores.

El mejor regalo que Pereira pueda recibir en sus 153 años de fundación es empezar a dar pasos para convertirla en una ciudad amable. Que el Gobierno de Juan Pablo Gallo sea consecuente con su campaña y aproveche espacios como el área donde se encuentra el Batallón para hacer de este el pulmón verde de nuestra capital, algo así como un Central Park en Nueva York, y que no sea un negocio millonario para unos pocos empresarios.

Foto tomada de: Pereira la Llevo puesta, Edwind Laverde 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada